Detectar el origen del nerviosismo

Seguramente varias veces a lo largo de tu vida has sentido nervios, lo cual es completamente normal y natural. Lo que sucede es que la sensación de nerviosismo comúnmente es causada por situaciones (tanto positivas como negativas) que suelen acontecer en el día a día y que pueden sucedernos a todos sin excepción, ya sea por decisión propia o porque estas situaciones se producen sin previo aviso y necesitamos afrontarlas. Te explicamos algunas de las causas del nerviosismo y cómo aprender a detectarlo.

imagen de test

Causas del nerviosismo1

  • Nuevas experiencias, como conocer en persona a alguien que nunca habíamos visto, el primer día de trabajo o escuela, en un lugar totalmente desconocido para nosotros, o incluso saltar en paracaídas.
  • Sucesos que tengan un impacto en nuestro futuro próximo, tales como una entrevista de trabajo o el examen que decidirá si nos graduamos o no.
  • Acontecimientos que requieran hablar en público y a los cuales no estemos muy acostumbrados, como exposiciones o conferencias.
  • Enfermedades o problemas de salud, familiares, laborales, económicos o escolares.

Una o varias de estas circunstancias a la vez pueden llegar a causar un cúmulo de preocupaciones e intranquilidad que tengan como consecuencia una sensación de nervios. Esta puede ir acompañada de transpiración excesiva y acabar en una crisis nerviosa, incluso aunque permanezcamos quietos o sin alguna actividad que pueda estar provocando la sudoración. Puede ir acompañada de dificultad para concentrarnos en nuestras actividades y tareas cotidianas, dilatación de las pupilas, en algunos casos dolor en el pecho o corazón, y taquicardia2.

No es común que los nervios y el estrés sean una afección grave o que causen complicaciones para la salud, ya que suelen desaparecer después de que la situación que los originó haya terminado. Es por esto que para combatir los nervios es muy importante detectar su origen, ya que de esta manera será más fácil controlarlo e intentar evitar su aparición nuevamente en futuras condiciones similares. Además, dominar el nerviosismo es muy importante para prevenir que afecte nuestra vida diaria más adelante con la aparición de insomnio u otros trastornos.

Otras formas de detectar el origen del estado de nervios

Para detectar el origen del nerviosismo, comienza por hacer un ejercicio reflexivo que te permita reconocer que algo no va bien, pero, sobre todo, dejar muy claro que buscas solucionar cualquiera que sea el problema. Posteriormente, realiza una lista de todas las tareas que llevas a cabo en tu día, no omitas ninguna por más insignificante que parezca, y piensa cuál o cuáles de ellas podrían estar contribuyendo o ser la causa principal de la aparición de los nervios.

Para esto es fundamental que seas sincero/a y comiences a implementar cambios. Por ejemplo, si has notado que hablar en público es algo que te pone muy nervioso/a, puedes intentar tomar clases de oratoria para obtener herramientas que te hagan sentir más seguridad y preparación en el momento que lo necesites. Además, la practica constante provocará que la actividad sea más familiar para ti, evitando la sensación de nerviosismo.

Por otro lado, si ya sabes que las alturas te causan nervios, evita hacer actividades que impliquen volar o saltar a gran altura. Habla con tus amigos y familiares, pídeles que respeten tu decisión y que no ejerzan presión, puedes acompañarlos y ser parte de la convivencia sin necesidad de llevar a cabo esa actividad que te hace sentir nervios, mal o intranquilidad.

Adicionalmente, si se te está dificultando el hecho de detectar el origen de tus nervios, también es válido pedir ayuda. Puedes acudir a un especialista que te dé la confianza de desahogarte para hallar la raíz del problema. Puede estar causado por el estrés y las preocupaciones del día a día. Por último, existen relajantes con ingredientes de origen natural para los nervios como las cápsulas de Serenia® que te pueden servir de ayuda. Cuida tu salud mental y bienestar emocional. Recuerda que ¡tú eres lo más importante!

Fuentes de referencia:

  1. https://medlineplus.gov/spanish/anxiety.html
  2. https://salud.nih.gov/articulo/entender-los-trastornos-de-ansiedad/